Síguenos por e-mail

viernes, 10 de febrero de 2017

MIEDO (Por Wise Blood)

…Pero si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos… enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma […] añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados. Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten vuestros hijos […] Y comeréis la carne de vuestros hijos […] pondré vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros ídolos...”
Levítico 26: 14-25 Versión Reina-Valera 1960

¿En qué medida usa tu religión el miedo para controlarte? ¿Es el miedo uno de los principales motivos para ser testigo de Jehová? ¿Cómo lo usan los dirigentes de esta religión para mantenerte dentro?

Epicuro enumeraba los principales miedos que atenazan el alma humana: miedo a la muerte, miedo al dolor, miedo al fracaso y miedo a los dioses.
A simple vista estos miedos parecen ser inherentes a la religión denominada Testigos de Jehová, que da solución a los tres primeros prometiendo la vida eterna, el fin del dolor y una carrera cristiana provechosa y hacen de la necesidad virtud con el cuarto, pero cambiando el miedo a Dios por el temor de Dios, que siendo lo mismo parece distinto.

Hacer que alguien sienta miedo o temor se denomina intimidación en su primera acepción del DRAE. Los prosélitos de los Testigos de Jehová son intimidados continuamente. En los discursos  y en la literatura TJ reiteradamente se menciona la ira de Dios, el día de la justicia de Dios (que consiste en la aniquilación y asesinato de aquellos que se desvíen de determinadas normas) y la venganza (“…mía es la venganza, yo pagaré, dice Jehová…”). La Organización dedica innumerables libros al tema. Las imágenes que los ilustran no tienen desperdicio: muestran a los supuestos inicuos (cualquiera que no siga los dictados del cuerpo gobernante) cayendo por precipicios, ardiendo en llamas, siendo sepultados por grandes piedras o ahogándose en terribles inundaciones.



El miedo como doctrina es fundamento básico de las creencias de la fe TJ, pero hay otro miedo adicional, diferente al doctrinal, que es usado en tiempo real como una potente herramienta. Este segundo miedo es el provocado por las exhaustivas técnicas de control y vigilancia de esta confesión.  

Existe un hecho incontestable: todos los testigos de Jehová son vigilados por todos los testigos de Jehová. Si alguno nota en un correligionario una conducta que pueda desviarse de las normas ha de denunciarlo inmediatamente a las autoridades del credo, que tomarán medidas disciplinarias. Este control no afecta solamente a las normas básicas (por ejemplo que te vean fumando). Afecta a asuntos mucho más sutiles, como puedan ser una opinión, una conversación, una forma de vestir o de atusarse o incluso compartir el desayuno con un desconocido. El sistema de privilegios dentro de la organización permite, retirándolos si los hubiere, castigar a los prosélitos sin haber incumplido norma alguna. Quedan la censura y la expulsión para los casos en los que las normas se transgredan…o parezca que se han transgredido, ya que lamentablemente el sistema judicial utilizado carece de garantías. Hay que decir que en los Testigos de Jehová no existe la absolución ni el perdón de los pecados, sistema que permite cierta elasticidad en otras religiones.

Debido a ello es perfectamente posible decir que hemos pertenecido a un estado policial de siete millones de personas, con la intimidación que eso representa.

Ante todo esto ¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, saber que creer en un dios cruel hace cruel al hombre (la frase es de Thomas Paine en La Edad de la Razón). Debemos entender que el Dios que nos quieren mostrar es un Dios manipulado por personas. Debemos refugiarnos en la idea de que, si Dios es amor, nada de lo que hay expuesto arriba va con él.

En segundo lugar ejercer nuestra libertad, que es derecho y deber de cualquier creyente. Tenemos el deber de ser libres y de dar pasos para eliminar el miedo y la dependencia. Pensar en lo que dijo Spinoza, otro expulsado de su fe: “Ellos quieren disfrazar, bajo el especioso nombre de religión, el miedo con el que se nos quiere controlar, a fin de que luchemos por nuestra esclavitud como si se tratara de nuestra salvación”.



Publicar un comentario