Síguenos por e-mail

lunes, 6 de febrero de 2017

BIENVENIDA a "Vida más allá JW"

Estimados compañer@s y víctimas de los abusos del culto-franquicia,

Soy Juan Bourgon (soyjudamalu@gmail.com). Estuve unos 15 años en la secta de los Testigos de Jehová hasta que me expulsaron por denunciarles por la pandemia del abuso de menores, por la corrupción económica y por sus enseñanzas falsas. 

Recuerdo que allá por octubre de 2016 escribí lo siguiente a un medio de comunicación:

"Me pongo en contacto con ustedes para informarles de que, aparte de abusos de menores que no se denuncian dentro de los testigos de Jehová, existen las mismas presiones internas para no denunciar muchos otros delitos." 

"Además de abusos de menores y abusos médicos que quedan impunes, en esta pseudoreligión o secta hay toda clase de abusos: laborales, económicos, morales, espirituales... de los que yo mismo he sido testigo durante los 12 años que he estado siendo manipulado.
Considero que esta secta no merece los derechos y privilegios de los que goza en España, pues se basa en el engaño y en la explotación.
Espero que esta información les pueda servir para entender mejor el problema a nivel general."

Y es que debemos seguir buscando la desprogramación total. Opino que la única meta que le queda a un ex-testigo de Jehová es la de desprogramarse lo antes posible para vivir la vida lejos del “Chernobyl” watchtoweriano
¿Qué hay si queremos seguir ayudando a que otros salgan? Pues genial, pero que nuestra motivación sea el amor a los ex-testigos y no el odio a la Organización.

Recuerdo el impacto que me produjo la película “El Show de Truman”, especialmente el momento en el que Truman llega al límite del megaestudio y abandona el velero…

Aplicado a alguien que huya de la Organización, el velero representaría la última parte de la desprogramación. Por eso, una vez que se está desprogramado, sería absurdo seguir con la desprogramación o, lo que es lo mismo, seguir dentro del velero. En conclusión, debemos abandonar ese barco fugitivo en algún momento, dejando física y mentalmente el mundo JW.ORG. Eso no quita que sigamos ayudando a las víctimas, pero para ello considero que es requisito indispensable el que previamente nos ayudemos a nosotros mismos.

Espero que esta entrada pueda servir de ayuda.

Gracias a todas las personas que me han apoyado desde que fui expulsado de la confesión "religiosa".

Ánimo y que sigamos unidos como seres humanos libres.


A mí me podréis encontrar en este blog desde el que seguiré intentando aportar mi granito de arena a la causa de la libertad más allá de JW.ORG.

Publicar un comentario