Síguenos por e-mail

lunes, 27 de marzo de 2017

Paul Grundy (JWfacts.com): Su historia


Fui criado como Testigo de Jehová por unos padres amorosos. Mis abuelas, tía y tío y algunos primos eran testigos de Jehová. Después de irme de casa, mi padre pasó veinte años como siervo de circuito, y mi hermana y su esposo pasaron tiempo en Betel antes de tener hijos. Crecí en una congregación donde muchos testigos mayores expresaban el punto de vista estrictamente fundamental de que Jehová dirigía personalmente a la Organización y pronto destruiría a cualquier persona que no fuera testigo de Jehová. Como se promovía en la Watchtower, yo pensé que nunca iba a morir; ni siquiera esperaba terminar la escuela antes de Armagedón. Sin embargo, el Armagedón aún no había llegado cuando que me matriculé en la Universidad (inusualmente para los testigos en los años 80, mis padres eran bastante abiertos y me animaron a obtener un grado universitario). Sentí que era capaz de justificar la obtención de una educación superior mediante el estudio a tiempo parcial, mientras hacía el precursorado regular. No terminé ejerciendo profesionalmente ni un año, pues después de la Universidad fui directamente a Betel.


Al ser sociable llegué a conocer personalmente a miles de Testigos. Lo que siempre me molestó es que muchos de aquellos Testigos hacían cosas chocantes, y muchas personas "mundanas" que conocía eran muy agradables. No podía conciliar por qué Dios mataría a los mundanos y salvaría a los Testigos simplemente por un sello. La gente “mundana” en general no sabía nada de los Testigos de Jehová, por lo que difícilmente podían ser juzgados malos por rechazar a Jehová.

Fue mi tiempo en Betel lo que me convenció de que la Sociedad Watchtower no tiene la dirección de Jehová. En 1994, un amigo mío betelita se convirtió en anciano mientras estaba cometiendo adulterio. Más tarde se descubrió que esto había estado sucediendo durante 7 años. Esto me demostró que el espíritu santo de Dios no está involucrado en la Organización de la Watchtower. Aunque debilitada mi fe, no sabía lo suficiente acerca de la historia de la Watchtower o de puntos de vista doctrinales alternativos, para saber si la Watchtower por lo menos enseñaba la verdad más cercana sobre la Biblia. Tenía miedo de averiguarlo, temeroso de que si leía algo que no fuera de la Watchtower me dejaría influenciar por los apóstatas, temiendo que si salía me equivocase y moriría en Armagedón, temeroso de ser rechazado por mi familia y amigos, y muy asustado de entrar en el “mundo” sin conocer a nadie; creyendo que el mundo era un lugar malvado y deprimente para vivir.

En 1994 dejé Betel sintiendo que la Watchtower no podía poseer la verdad. Empecé a preguntarme qué pasaría con la Organización en 20 años, cuando la última generación de 1914 desapareciera sin que llegara el Armagedón. No podía imaginar que la Watchtower cerrara la tienda en 2014 diciendo, "bueno el último ha muerto, estábamos equivocados", así que se esperaba que se formulara una nueva doctrina de la Generación. Todavía fue un gran shock cuando esto ocurrió en 1995, y tomé esto como indicativo de que el Consejo de Administración no estaba seguro de lo realmente iba a suceder. Sin embargo, por miedo a la soledad de irme, todavía asistía a las reuniones. Las constantes declaraciones despectivas sobre el mundo y la gente del mundo comenzaron a irritarme y comencé a perder más reuniones, hasta que en 2004 llegué a ser casi inactivo, pero tampoco podía ver ningún punto en la vida.

Fue en ese momento que los ancianos comenzaron a presionarme para reactivarme, queriendo saber cuál era mi problema. Les dije que tenía poca fe, así que me dijeron que probara la verdad por mí mismo estudiando más. Finalmente me di cuenta de que ya sabía más acerca de la doctrina y la política de la Watchtower que la mayoría de la gente, pero yo nunca había estudiado correctamente la Biblia fuera del único punto de vista de la Watchtower. Empecé a investigar de numerosas fuentes. Todo esto ocurrió en el momento del tsunami en diciembre de 2004, por lo que uno de los primeros temas que vi fue el de los terremotos. No puedo expresar lo suficiente el choque que sentí en el engaño de la Watchtower en este sentido, ya que el supuesto aumento de 20 veces en los terremotos fue uno de los puntos fundamentales de mi fe.

Los siguientes meses me consumí por la investigación; el shock y la decepción con la Sociedad Watchtower fue bien compensado por el asombro que sentí al poder finalmente pensar y aprender. La mayoría de los testigos cuestionan la validez de al menos alguna doctrina de la Watchtower, pero como no pueden cuestionar abiertamente ninguna doctrina de la Watchtower surge la disonancia cognitiva. Había pasado toda mi vida suprimiendo pensamientos contrarios y regurgitando las creencias prescritas de la Watchtower, para finalmente ser capaz de evaluar la información fuera del control mental. Dejé de asistir a las reuniones a principios de 2005 y traté de escapar. Salir fue excepcionalmente difícil. Pasé por un choque post-traumático, me volví muy emocional y encontraba difícil concentrarme. Perdí mi trabajo en el proceso y experimenté dos años muy difíciles financieramente. Seguí dedicándome a investigar la doctrina de la Watchtower, sintiendo la necesidad de probar que no había sido "cegado por Satanás" o engañado por mis propios motivos pecaminosos. Cuanta más investigación hacía, más enojado estaba. Decidí ayudar a mi familia a ver a través de la manipulación y la falsedad. Yo no entendía el poder del control de la mente, y en lugar de ayudarlos, todo lo que ocurrió fue crear alienación y resentimiento.

Comencé a localizar o averiguar sobre todos mis asociados de testigos de la infancia. Encontré que de 40 personas, más de la mitad fueron expulsadas. Algunos apenas habían sido contactados por sus padres durante 20 años. Otros fueron atormentados por el miedo al Armagedón. Un examen de los registros de la Watchtower identifica que los testigos tienen una de las tasas de rotación más altas de cualquier religión, con 100.000 afectados en negativo por la expulsión. Otras estadísticas muestran que la tasa de divorcio de testigos está a la par con la población general, tienen el nivel más bajo de educación y los niveles de ingresos más bajos de cualquier religión establecida en los países desarrollados. Publiqué jwfacts.com, queriendo ayudar a la gente a encontrar información objetiva y en un formato fácil de seguir, con la esperanza de ayudar a otros Testigos a evitar la confusión que yo sentí por los 10 años anteriores a salir. He encontrado a muchos que necesitan ayuda para superar la culpa y el miedo arraigados que resultan de ser criado como Testigo. También es importante que los estudios bíblicos tengan ambos lados de la historia de la Watchtower antes del bautismo. Fue difícil enseñarme a presentar información objetiva. Sin embargo, creo que para ser más eficaz, la información que presento debe ser precisa y honesta, y siempre espero que los correos electrónicos de personas me ayuden a rectificar cualquier error.

Originalmente, jwfacts.com era anónimo, pero unos 6 meses después de mi última reunión y el sitio en funcionamiento, los ancianos se enteraron de ello. Llegaron una noche a mi puerta, advirtiéndome que debía asistir a una reunión por las acusaciones de apostasía. Escribí una carta pidiendo que, en cambio, mi bautismo fuera anulado, alegando que como menor yo no estuve en la posición de hacer un compromiso tan importante a una Organización con tantas implicaciones en la vida. Se negaron a aceptar mi razonamiento y siguieron adelante con la formación del comité judicial. Esta reunión fue traumática y reveladora. En mi solicitud de anulación había una serie de puntos en los que se explicaba por qué no podía aceptar que los Testigos de Jehová enseñaran la verdad, pero durante toda la reunión se negaron a discutir una sola cuestión planteada. Era evidente que no había preocupación acerca de si aún creía en la Biblia o en Dios, sino si "aceptaba que la Sociedad Watchtower fuera la Organización de Jehová". Se anunció poco después que ya no era "uno de los testigos de Jehová".


Los siguientes seis meses se volvieron aún más emocionalmente traumáticos. De la mañana a la noche, fui cortado de mi familia y de mi red de amigos. Sin embargo, al mismo tiempo, experimenté una increíble emoción. Yo tenía 36 años, y por primera vez me sentí finalmente real, vivo - ¡libre! No había comprendido lo deprimido que había estado durante muchos años como testigo de Jehová. Ahora podía ver la belleza en el mundo alrededor y en la gente "mundana". Ahora me sentía conectado, más que un observador. Yo estaba libre de la perpetua negatividad que la Watchtower infunde, necesitando reconciliar todo como el mal de los Últimos Días, lleno de gente maligna que Dios debe destruir. Sin embargo, no pude superar el profundo dolor de perder a la familia o detener mi mente repitiendo constantemente lo que podía hacer para cambiar las cosas. La única manera cómo pude controlar mi pensamiento fue pasando tiempo con un terapeuta cognitivo conductual.

Una de las cosas más difíciles que tuve que aceptar es que un padre o hermano Testigo de Jehová coloca a la Organización por encima de su familia. Hay pocas excepciones a esta regla. Están convencidos de que el rechazo es para su propio beneficio y se requiere para traerle "de vuelta a Jehová", y también es un requisito para su propia vida eterna. Pero es mucho más profundo que eso. Estás enfrentando su sistema de creencias, y eso es más precioso que la familia; ciertamente más precioso que yo. Otra dificultad al salir fue que me di cuenta de que no podía confiar en ninguna de mis creencias. Prácticamente todo lo que creía había sido dictado desde el nacimiento. En mi investigación, llegué a entender la forma en que la Watchtower presenta una lógica falaz para manipular la conclusión de los lectores. Se hizo necesario aprender a evaluar la información, y luego horas extras reevaluar cada creencia, moral e ideal.

Estoy firmemente en contra de cualquier religión que manipula a sus miembros, y espero el momento en que ya no se hagan atrocidades en nombre de la religión, ya sea en forma de actos terroristas, guerras religiosas, violencia, rechazo de los miembros de la familia, o simplemente control de creencias y emociones a través del miedo y la culpa. Soy optimista en cuanto a minimizar la injusticia en nombre de la religión a través de la educación, viendo a Internet como la herramienta para aumentar la disponibilidad de la educación en las próximas décadas.

Con los años, los amigos del pasado han hecho contacto, ya que también se dan cuenta de que la doctrina de la Watchtower se basa en falsedades y falacias. Con el fallecimiento del centenario del reinado "invisible" de Jesús de 1914 - 100 años de mentiras de que el fin está a pocos años de distancia - más están llegando a la conclusión de que no se puede confiar en la doctrina de la Watchtower. Espero especialmente que mi sobrina y sobrino lleguen a tal conocimiento para poder llegar a conocerlos, y estar allí para apoyarlos cuando sus otros miembros de la familia ya no se lo impidan.

Durante los años que estaba cuestionando cosas, no tenía ningún deseo de traer niños a este mundo. Desde que me mudé, ahora veo a la familia como una parte importante de la vida. Después de 10 años de matrimonio, a los 38 años tuve mi primer bebé - Zac. Acoger a un hijo en el mundo y verlo cambiar a diario ha sido la mayor alegría de mi vida.

En 2015 me entrevistaron sobre mi educación en la radio ABC para el programa "Conversaciones". Se puede encontrar un enlace en: 
Otro enlace de interés:
https://www.youtube.com/watch?v=wCht70H2adY.
Publicar un comentario