Síguenos por e-mail

viernes, 17 de marzo de 2017

El fin del cuento (Por Israel Flórez)

El cuerpo gobernante de los Testigos de Jehová siempre nos ha dado la impresión de solidez, veracidad y legitimidad. Sin embargo, es evidente que cada día somos más los que estamos descontentos con su metodología, reglamentos y doctrinas; somos más críticos con ese cuerpo gobernante que se autoproclama el "esclavo fiel y discreto" que da el “alimento al debido tiempo”.


¿Cómo explica JW.ORG que su revista La Atalaya y demás publicaciones, además del JW broadcasting y vídeos, tengan la aprobación de Jehová Dios y su espíritu santo? 

La Atalaya del 15 abril 2010 indicó que el espíritu santo es el que aclara lo que ellos definen como verdades bíblicas (http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2010282):

El espíritu santo aclara progresivamente las verdades bíblicas (Pro. 4:18).”


Sin embargo, 29 años antes, La Atalaya del 15 julio 1981 afirmó lo siguiente:

“Es cierto que los hermanos que preparan estas publicaciones no son infalibles. Los escritos de ellos no son inspirados como lo son los de Pablo y otros escritores bíblicos. (2 Tim. 3:16) Y por eso, a veces, ha sido necesario, a medida que el entendimiento se ha hecho más claro, corregir algunos puntos de vista (Pro. 4:18).”

¿No es esta una contradicción?

Ahora veamos lo que dice La Atalaya del 15 julio 2013 (http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/2013533)  sobre el método de toma de decisiones que emplea el cuerpo gobernante durante sus reuniones estilo junta directiva de una multinacional:

“Sin embargo, después de volver a estudiar y meditar cuidadosamente este asunto con la ayuda de la oración, vemos necesario modificar nuestra forma de entender las palabras de Jesús sobre el esclavo fiel y discreto (Prov. 4:18).”           
           
Parece que ahora está más claro el factor determinante en la toma de decisiones: la oración.
Sin embargo, ¿cómo resuelve la Organización un problema de muchos millones de euros por ocultación de abusos infantiles? ¿Con oraciones o con abogados?...

¿Realmente nos imaginamos al cuerpo gobernante en una de sus importantes sesiones "espirituales" semanales, sentados en una mesa redonda y orando para tomar decisiones?
Aparte que, creer que estas reuniones internas llegan a conclusiones acertadas gracias a Dios “sería muy presuntuoso” (como dijo Geoffrey Jackson cuando le preguntaron si ellos, el cuerpo gobernante, era el único portavoz de Dios en la tierra - Real Comisión Australiana 2015).

Lo cierto es que, cada día que pasa, JW.ORG nos sorprende con asuntos inquietantes como:

- No son el único portavoz de Dios en la tierra.
- Ocultación de delitos penales.
- Indemnizaciones millonarias por ocultación de abuso infantil.
- Pertenencia por 10 años a la ONU.
- Tratamiento con sangre permitido en Bulgaria, y prohibido en los demás países.
- Etc.

Esta Organización perdió completamente su credibilidad el día que cambió la profecía de la "generación que verá estas cosas", e introdujo la palabra “traslape”. En definitiva, un cuento sin fin...

Menos mal, que el poder de las redes sociales es nuestro, lo cual al fin nos permite desmontar el cuento de JW.ORG.

Publicar un comentario