Síguenos por e-mail

viernes, 3 de marzo de 2017

Aceptar la vida a medida que se desarrolla

(*) Así como debes trabajar en permitir y aceptar tus emociones, es sumamente útil practicar el aceptar y honrar el flujo de tu vida tal como se presenta. La vida es como un río, fluye como fluye.

Esto no significa que no trabajes para sanarte, que no desarrolles planes, no soluciones problemas o no cambies. Simplemente significa que, para un momento dado no debes gastar una valiosa energía vital resistiendo "lo que es", pues en el siguiente momento uno puede encontrarse moviéndose para lograr algo más. Ese "movimiento" se convierte entonces en "lo que es". No resistas el movimiento para lograr algo. Estate presente a lo que surja en cada momento. Permítelo... y luego el siguiente momento llegará con otro 'lo que es'. Como se mencionó antes, estar atrapado en resistencia a “lo que es” siempre produce alguna forma de sufrimiento.

Como una reacia testigo de Jehová, siempre estuve en alguna forma de resistencia a “lo que era”. Experimenté resistencia cuando tuve que ir al servicio del campo, resistencia cuando tuve que preparar una charla asignada, resistencia cuando tuve que estudiar la Atalaya para poder dar un comentario de sus páginas en la reunión. También experimenté incomodidad y resistencia en muchas de las cosas que los hermanos dijeron desde la plataforma. Quería echar a correr sin parar cuando me asignaron a trabajar con hermanos o hermanas en el servicio de campo que tenían problemas con la higiene física, o de agudeza mental. La resistencia se convirtió casi en una segunda naturaleza para mí. Me disgustó 'lo que era' con respecto a todas las cosas de JW.ORG y tenía una tonelada de oposición interna, incluso hostilidad, hacia ella. Añadir a eso la necesidad que tenía de mantener aquella resistencia oculta a todos los testigos de Jehová a mi alrededor. Yo misma me encontré en un estado extremadamente inauténtico, conflictivo e insalubre. La resistencia a 'lo que era /es' en el momento presente se convirtió en mi posición predeterminada. ¡Qué forma torcida e ineficaz de acercarse a la vida!

Dado que gran parte de mi vida giraba alrededor de las actividades de los testigos, deseaba que cada momento pudiera ser diferente de lo que era. Una vez fuera de la religión, y una vez que me enteré de los beneficios para la salud psicológica y fisiológica de aceptar la vida tal como se desarrolla - "no resistencia" - fue un verdadero desafío hacer el cambio. Incluso con las mejores intenciones, me atrapaba el resistir el desarrollo natural de la vida, siempre deseando que pudiera ser de otra manera. Cuando noté el patrón de resistencia repetitivo, tuve que aprender para liberar la resistencia, dirigir de nuevo mi atención al momento presente y darle la bienvenida tal como se presenta, como un río que fluye. No es fácil, pero vale la pena el esfuerzo. Te animo a que controles tus pensamientos y sentimientos por un tiempo, y que  observes cuán a menudo te encuentras resistiendo "lo que es". Una vez consciente de cualquier patrón de resistencia, y ahora que sabes cómo puedes enfocar la vida desde una postura alternativa y más saludable, entonces puedes efectuar los cambios.

Tu vida, mi vida, tomaron un camino particular. Una de nuestras tareas es aprender a honrar el camino que nos lleva a este momento. ¿Puedes imaginarte un día encontrar valor a todas las experiencias que te formaron en la persona que eres ahora? Es posible llegar a un lugar donde aceptes y poseas todas las experiencias de tu vida. No podrás amar todas ellas, pero con tiempo, curación y cierta perspectiva, podrás aceptarlas como parte del flujo del río de la vida que te trajo a este precioso momento.

(*) Extraído de “Exiting the JW cult” (Bonnie Zieman)
Publicar un comentario