Síguenos por e-mail

miércoles, 29 de marzo de 2017

Dosis escéptica para ir más allá JW


La Biblia Anotada del Escéptico (Steve Wells)
http://skepticsannotatedbible.com/intro.html

Introducción

Para casi dos mil millones de personas la Biblia es un libro sagrado que contiene la palabra revelada de Dios. Es la fuente de sus creencias religiosas. Sin embargo, pocos que creen en la Biblia la han leído.

Esto debe parecer extraño para aquellos que nunca han leído la Biblia, pero cualquier persona que ha luchado a través de sus trivialidades repetitivas y fastidiosas, genealogías aparentemente interminables, e historias y leyes inútiles, sabe que la Biblia no es un libro fácil de leer. Por lo tanto, no es de extrañar que aquellos que comienzan a leer en Génesis, raramente continúan con Levítico. Los creyentes que tratan de hacerlo, se enfrentan continuamente a un dilema inquietante: su fe les dice que deben leer la Biblia, pero al leerla ponen su fe en peligro.

Cuando yo era cristiano, nunca leía la Biblia. O al menos, no toda de seguido. El problema era que yo creía que la Biblia era la palabra inspirada e infalible de Dios, pero cuanto más la leía, menos creíble era esa creencia. Finalmente decidí que para proteger mi fe en la Biblia, sería mejor dejar de intentar leerla.
Creo que la mayoría de los creyentes de la Biblia se encuentran en esa posición, aunque pocos lo admitirán. Ni siquiera a ellos mismos.

Pero, si tan poco de la Biblia se usa realmente, entonces ¿por qué no se elimina el resto? ¿Por qué no son los pasajes repetitivos -que a menudo también son contradictorios- combinados en unos únicos y consistentes? ¿Por qué no se eliminan los cientos de crueldades y absurdos? ¿Por qué no se eliminan las partes malas del "Buen Libro"?
La solución más popular a este problema es dejar la lectura de la Biblia al clero. El clero entonces cita de la Biblia en sus escritos y sermones, y explica su significado a los demás. El cuidado extremo se toma, por supuesto, para citar de las partes de la Biblia que muestran el mejor lado de Dios e ignorar las que no lo hacen. Que este enfoque signifique que nunca se haga referencia a una fracción de la Biblia no es un gran problema, porque aunque la Biblia no es un libro muy bueno, es muy amplio.

Tal enfoque resultaría en un libro mucho mejor, pero mucho más pequeño. Sin embargo, para convertirlo en un libro realmente bueno, se requeriría cirugía masiva, y poco quedaría. Casi todos los pasajes de la Biblia son objetables de una manera u otra, pero con un poco de suerte y una edición muy cuidadosa, tal vez podría ser producido un pequeño folleto a partir de la Biblia; uno que honestamente podría ser llamado bueno. 
Quizás, pero para el creyente de la Biblia toda la Biblia es inspirada, y tiene a Dios como su autor. Cada pasaje contiene un mensaje de Dios que no debe ser alterado o borrado. Así que el creyente está simplemente atascado con la Biblia. Él o ella no tiene otra opción que llamarla buena, verdadera, bella y perfecta. Cuando la Biblia parece otra cosa, como ocurre casi siempre, el problema radica en la interpretación que hace el creyente de la Biblia, no con la Biblia misma.

La defensa del creyente de la Biblia es asistida por aquellos que la publican. Son invariablemente creyentes también, y están interesados ​​en promover y defender la Biblia. Millones de tales Biblias son publicadas y distribuidas cada año por los creyentes en su esfuerzo incansable y fastidioso para propagar sus creencias. En consecuencia, casi todo el mundo, ya sea creyente o escéptico, tiene al menos una copia. Entre estas Biblias se encontrarán muchas versiones diferentes, pero todas tienen una cosa en común: todas son ediciones que apoyan, promueven y defienden la Biblia.

La Biblia Anotada del Escéptico (SAB) intenta remediar este desequilibrio. Incluye todo el texto de la versión King James, pero sin la propaganda pro-Biblia. En su lugar, se destacan pasajes que son una vergüenza para el creyente de la Biblia, y las partes de la Biblia que nunca se leen ni enfatizan en ninguna iglesia, grupo de estudio bíblico o clase de la escuela dominical. Dichos pasajes son los que ponen a prueba las afirmaciones del creyente de la Biblia. Las contradicciones y falsas profecías muestran que la Biblia no es infalible; las crueldades, las injusticias y los insultos a las mujeres, lo cual ni es bueno ni justo.

El SAB ayudará a aquellos que creen en la Biblia a reconsiderar honestamente esa creencia, ayudará a aquellos que no están familiarizados con la Biblia a resistir la tentación de creer, y ayudará a aquellos que ya han rechazado la Biblia a defender su posición.
Publicar un comentario