Síguenos por e-mail

miércoles, 14 de junio de 2017

Howie Tran y el alcohol en vena JW

Avena y Amaretto: relatos de hipocresía en el corazón del Betel de Brooklyn

Howie Tran sirvió en el Betel de Brooklyn por bastantes años, ascendiendo finalmente al puesto de cuidador de Karl F. Klein, miembro de edad avanzada del Cuerpo Gobernante, donde cumplió sus deberes antes de dejar Betel y finalmente la religión de los Testigos. Recientemente fue entrevistado por Trey Bundy de Reveal news como parte de la investigación en curso de Bundy en el escándalo de abuso infantil de Watchtower; de hecho tenemos que agradecer a Tran por mostrar al miembro del Cuerpo Gobernante Anthony Morris a Bundy en la calle, lo que dio lugar a la infame grabación de Morris corriendo lejos de un reportero tan rápido como sus piernas ungidas podían llevarlo.
Recientemente Howie Tran ha dado otra entrevista a la Testigo de Jehová y activista de derechos humanos Louise Goode en el programa de JW Podcast . En esta entrevista, Tran amplía algo de la información que él dio durante el informe de Bundy, y cuenta una historia increíble de la asombrosa hipocresía en los niveles más altos de la Watchtower.

Bajo la influencia del "Espíritu Santo".

Por ejemplo, es bien sabido que las publicaciones de la Watchtower condenan el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, hasta el punto de que una persona puede ser expulsada por ebriedad habitual. Esta norma de moderación en el consumo de alcohol es especialmente importante para los hombres designados de acuerdo con el libro Perspicacia páginas 656-657:
Por lo tanto, la moderación y la sobriedad de la mente están entre los requisitos para los superintendentes cristianos ( 1Ti 3: 1-3; Tito 1: 7 ); Siervos ministeriales ( 1Ti 3: 8 ); Hombres y mujeres de edad avanzada ( Tit 2: 2, 3 ); Hombres y mujeres jóvenes ( Tit 2: 4-8 ); Niños (especialmente los de los superintendentes). - Tit 1: 6 .
La misma publicación también condena a los que se dedican a los deberes religiosos oficiales mientras están bajo la influencia del alcohol.
Como se muestra en la Ley, no es adecuado disfrutar de bebidas alcohólicas justo antes de participar en el servicio religioso. A los sacerdotes de Israel se les ordenó que no bebieran vino ni licor embriagante mientras se dedicaban a sus deberes oficiales, para que no murieran . - Le 10: 8-11 .
Sin embargo, desde hace mucho tiempo se sabe que el consumo excesivo de alcohol ha formado históricamente parte importante de la vida en ciertas áreas de Betel. Muchas historias de diferentes fuentes rodean al segundo presidente de la Watchtower, Joseph Rutherford, y su afición por consumir cantidades significativas de alcohol, y muchos ex testigos (incluido yo mismo) pueden contar relatos sobre los excesos con el alcohol que tienen lugar en varios edificios de Betel alrededor del mundo.
Sin embargo, los relatos de Tran son impactantes pues que no solo se refieren a los betelitas más jóvenes o aquellos que podrían ser considerados "débiles en la fe". Él alega que el alcoholismo y la borrachera eran un problema regular entre los miembros del Cuerpo Gobernante. Relata, por ejemplo, una asombrosa explicación de cómo por rutina el desayuno del miembro del Cuerpo Gobernante Karl Klein incluía una jarra de Amaretto que se vertía en un tazón de avena. También se refiere a cómo otro miembro del Cuerpo Gobernante anterior, Lyman Swingle, se convirtió en un degradado borracho, grosero y abusivo en sus últimos años, con quien en última instancia ningún Betelita podía compartir una habitación, y que tuvo que ser transferido a las salas médicas de Betel para su observación durante 24 horas hasta que murió.
Eso no es todo.
Tran relata que algunos miembros del Cuerpo Gobernante llegaban a su reunión oficial del miércoles bajo la influencia del alcohol; Indicando que un miembro del Cuerpo Gobernante llevaba a la reunión un "batido" hecho de huevos crudos y mucho vino .También afirma que a veces oía fuertes discusiones y golpes de puños en las mesas de estas reuniones, y atribuye este comportamiento en parte al consumo de alcohol.
Reiterando; el propio libro Perspicacia de la Watchtower afirma:
Como se muestra en la Ley, no es adecuado disfrutar de bebidas alcohólicas justo antes de participar en el servicio religioso. A los sacerdotes de Israel se les ordenó que no bebieran vino ni licor embriagante mientras se dedicaban a sus deberes oficiales, para que no murieran. - Le 10: 8-11 .
No es necesario imaginar cómo se les trata a los testigos de a pie, si llegan a una reunión de congregación o llevan a cabo actividades oficiales de la Watchtower después de un par de copas; un cambio en el castigo, como la posible pérdida de privilegios e incluso la expulsión, podría darse si estuvieran borrachos durante (o fuera) el tiempo de servicio a la Watchtower. Sin embargo, de acuerdo con Tran, para los que llevan la delantera en la cúspide, estas reglas no aplican.
Tran también relata cómo fue instruido con frecuencia para encubrir la hipocresía y la conducta problemática de altos funcionarios de la Watchtower. Por ejemplo, él relata cómo el miembro del Cuerpo Gobernante, Jack Barr, le dijo una vez a él que era como un "bastón" mientras ayudaba al miembro del CG Karl Klein: una herramienta útil que cumpliría su función, pero que "no escucharía nada y no vería nada".
En realidad hay mucho más en la entrevista. Tran habla de todo en el podcast, desde sus experiencias de crecimiento en la religión siendo gay, hasta el largo recorrido que eventualmente lo sacó de Betel y la religión Watchtower por completo.
Recomiendo encarecidamente escuchar la entrevista completa en JW Podcast, así como la entrevista de Howie Tran con Trey Bundy en el Reveal News Podcast si alguno todavía no lo ha hecho.
Howie Rutledge Tran
Mi experiencia con el culto JW abarca los primeros 30 años de mi vida y, al igual que muchos de vosotros cuando lo dejasteis, significó hacer frente a grandes pérdidas. Tal vez hemos compartido algunas de las mismas experiencias, así que os hablaré de algunas de ellas. Precursor regular a los 16 y siervo ministerial a los 17. A los 19 fui a Betel, Brooklyn, de 1995-2006, y fue nombrado un anciano a los 24. Desperté mientras estaba en Betel, y me desasocié. Perdí a mi familia, amigos, trabajo y hogar. La vida fue un pequeño infierno en la tierra, pero más tarde la lucha se alivió. Fui a la universidad y me convertí en un enfermero pediátrico, me casé, y ahora tenemos gemelos de 2 años.

Publicar un comentario