Síguenos por e-mail

jueves, 15 de junio de 2017

Ganar la batalla por su mente (James Bann)


En La Atalaya de estudio de Julio de 2017 aparece un artículo titulado: "Proteja su mente y gane la batalla". Está diseñado como una advertencia contra caer presa de la propaganda. En la página 28 encontramos esta declaración:

Tenga presente que Satanás no quiere que pensemos con claridad y analicemos las cosas. ¿Por qué? Porque, según cierta obra de referencia, la propaganda suele ser más efectiva cuando la gente no se detiene a pensar (Media and Society in the Twentieth Century).


La cita es de un libro titulado: “Medios de Comunicación y Sociedad en el siglo XX: Una Introducción Histórica por Lyn Gorman, David McLean".
He buscado este libro en línea y lo encontré en Amazon.com. Libro

En la página 78 del libro, la cita completa es : (Hablando de la propaganda)
"Por lo tanto, es probable que sea más eficaz si las personas no tienen acceso a múltiples fuentes de información y es desanimada a pensar de manera crítica"

Esto es muy diferente a como la Watchtower cita del libro, omitiendo un detalle fundamental que parece no ser de su conveniencia, “tener acceso a múltiples fuentes de información” es vital para no caer víctimas de la propaganda.

¿Por qué se omitió esta frase? ¿Era esto quizá con el propósito de ahorrar espacio en la página de La Atalaya?

 Tengamos en cuenta la siguiente frase en el libro que tampoco se incluye en el artículo de La Atalaya y juzgue por sí mismo:
“Michael Balfour ha sugerido que la "mejor piedra de toque para distinguir la propaganda de la ciencia es si se está desalentando una pluralidad de fuentes de información y de interpretaciones … ".

Y entonces La Atalaya rizando el rizo, pasa precisamente a hacer eso, desalentar la pluralidad de fuentes de información y recomendar al lector “Una sola fuente” ... la Biblia.

Note como se hace esto en la página 28 en el siguiente párrafo:

“Así que el soldado necesita una fuente de información confiable para que no lo engañen. Nosotros necesitamos lo mismo para protegernos de nuestro enemigo.
Esa fuente de información confiable nos la da Jehová; es la Biblia. En ella encontramos todo lo necesario para combatir la propaganda satánica
(2 Tim. 3:16, 17).”

¡Vaya vaya!, no deja de ser llamativo que citen de un destacado y reconocido intelectual  como Noam Chomsky al escribir:

“Piense en lo que dijo el profesor Noam Chomsky: “Nadie va a introducirnos la verdad en el cerebro. Debemos encontrarla nosotros mismos”.
Así que encuentre la verdad por sí mismo examinando “con cuidado las Escrituras diariamente” (Hech. 17:11).

Dos cositas al respecto.
Primero, la recomendación para no ser víctimas de la propaganda es, Biblia y más Biblia, es decir una única fuente de información.

Y la segunda es descaradamente cínica, nadie en la organización tiene permitido encontrar la verdad “por sí mismo”, al contrario, la organización desalienta la investigación personal, lo que ellos llaman verdad, nos han dicho una y otra vez que sólo lo suministra el esclavo fiel y discreto mediante sus publicaciones, discursos, reuniones y asambleas.
¡Y ay de aquél que ose cuestionar o contradecir algo de lo que proviene de ese “esclavo fiel”, ya que todos sabemos las nefastas consecuencias que conlleva!

Sin embargo, los autores se presentan descaradamente como si estuvieran a favor del pensamiento crítico. Sí, critico con todo lo demás, pero nunca con lo que proviene de la "madre organización".

Luego, en un irónico giro inquietante, el artículo pasa a utilizar los mismos métodos de propaganda que advirtieron, mostrando así cual es su preocupación real: La creciente desconfianza en los que llevan la delantera, especialmente el Cuerpo Gobernante, por la exposición evidente de todos sus desafortunados manejos turbios y sus evidentes errores.

Así que haciendo gala de un rostro como el pedernal, por usar una expresión bíblica, arengan a la tropa para que se apeguen lealmente a la organización y sus “hombres”, caiga lo que caiga, hagan lo que hagan, incondicionalmente.

Leánse los dos siguientes párrafos de las pág. 29-30, no tienen desperdicio:

QUE NADA NI NADIE LO HAGA DESCONFIAR

Si un soldado empieza a desconfiar de su comandante, no peleará bien. Por eso los propagandistas tratan de debilitar la lealtad de los soldados. Esparcen mensajes como los siguientes: “Sus líderes no merecen su confianza” o “¡Los están llevando al desastre!”.
Y se aprovechan con astucia de cualquier error que cometan para que su propaganda parezca verdad. Satanás hace igual. Siempre está intentando debilitar la confianza que tenemos en los hombres que Jehová usa para dirigir a su pueblo.

¿Cómo puede protegerse? Esté decidido a ser leal a la organización de Jehová y a apoyar a quienes él ha nombrado para dirigirla, aunque no sean perfectos (1 Tes. 5:12, 13). No se deje confundir por los apóstatas u otros enemigos que atacan la organización, por muy ciertas que parezcan sus acusaciones (2 Tes. 2:2; Tito 1:10). Siga el consejo que se le dio al joven Timoteo: apéguese a la verdad que le enseñaron y no olvide dónde la aprendió (2 Tim. 3:14, 15). ¿No le parece que hay pruebas suficientes de que puede confiar en el esclavo fiel, a quien Jehová ha utilizado durante los pasados cien años para enseñarnos la verdad? (Mat.24:45-47; Heb. 13:7, 17).”

Creo que la última pregunta, en virtud de su historia de cambios doctrinales, nuevas luces y fogonazos de luz, y nuevos y viejos entendimientos, tipos y antitipos que ya no són típicos, etc. la contestan, NO, no hay pruebas para confiar, en todo caso lo que hay es un inacabable registro de errores que prueban todo lo contrario.

 Es bastante obvio que no podrían hacer estas declaraciones si hubieran incluido la cita  original completa sobre tener acceso a múltiples fuentes de información, y por eso la ocultaron al cándido lector que en su gran mayoría, testigos de Jehová, ni por asomo se les ocurriría comprobar la fuente, como hicieron los cristianos de Beréa, "para ver si estas cosas eran así "
.

Es difícil para mí describir lo desconcertante que es ver a una organización en la que puse plena confianza durante más de 40 años de mi vida emplear tales tácticas abusivas y despreciables de manipulación.
Publicar un comentario